Acuerdo de coparticipación

Tras la abducción que sufrió este ciber espacio ayer 9 de marzo, y dado que yo estaba agazapado esperando la oportunidad para encontrar la tecnologí­a utilizada para esos fines, llegué a un acuerdo con Kalil Yahmedi, personaje ficticio de este blog que ha decidido hacerse cargo él mismo de introducir comentarios en él con origen en eventos de un futuro próximo.

Lamentablemente, no logré sacarle ninguna información de provecho dada su inmaterial inconsistencia. Pero les aseguro que mi í­mpetu fue inabarcable por los titanes que alguna vez anduvieran por la tierra de hielo, y lo traté de abrazar con todas mis fuerzas, pero se me escurrió entre los dedos, como si fuera una gomita masticada.

En fin, amigos, he logrado hacer una tregua con Kalil, quien participará en este blog incluyendo conversaciones y transmisiones, así­ como panfletos de tecnologí­a, mercadotecnia y polí­tica del futuro, mismos que hackea con un artefacto que yo mismo diseñé! Espero que sus contenidos no rebasen lo que la moral mexicana acepta, y que Kalil se mesure en sus opiniones de la ONU y demás organizaciones polí­ticas, sobre todo por evitarme problemas futuros con el SICEN de gobernación, el Mosad de Israel, la CIA o la desaparecida KGB (hoy más que nunca veo que la temporalidad lineal es un sofisma)

No tengamos miedo y enfrentémonnos a nuestro futuro con cara de “veo la tormenta y no me hinco”.